stop represión

Retirada inmediata de los cargos contra las tres jóvenes mostoleñas agredidas por la policía

En la madrugada del 3 de mayo de 2015, en plenas fiestas del Dos de Mayo, tres jóvenes estudiantes mostoleñas fueron brutalmente agredidas y posteriormente detenidas por la Policía Local de Móstoles. Fueron multadas vía administrativa y ahora hacen frente a un juicio penal en el que se enfrentan a penas de cárcel y a multas de miles de euros. Su único delito, denunciar la salvaje intervención policial en dichas fiestas.

Según el relato oficial, las tres jóvenes cargaron contra todo un dispositivo policial en el momento en que la policía desalojaba la zona del recinto ferial, hiriendo a varios agentes. Un relato completamente inverosímil, absurdo, existiendo además pruebas gráficas que demuestran la falsedad del mismo. Lo que realmente sucedió fue que las compañeras fueron increpadas de mala manera y en tono ofensivo por los agentes, identificadas y multadas. Posteriormente, durante el desalojo de la zona de fiestas, los agentes policiales volvieron a buscarlas y agredieron a una de ellas, mostrando además una actitud claramente machista y racista contra dos de ellas, de origen latinoamericano.

Tras doce años de gobiernos municipales del PP, Móstoles se fue convirtiendo en un verdadero estado policial (este municipio fue el elegido por Esperanza Aguirre para iniciar su proyecto de la BESCAM, un cuerpo especial que desde sus inicios se ha caracterizado por sus abusos y la violencia en sus intervenciones). Es habitual que la presencia de más de dos jóvenes juntos sentados en el banco de un parque sea motivo suficiente para que se realice una intervención policial con filiación y registro. Activistas de la propia candidatura Ganar Móstoles denunciaron, esa misma noche y en ese mismo recinto de fiestas, acoso policial y vulneración de derechos fundamentales.

Para acabar con esta situación miles de jóvenes y trabajadores mostoleños votaron por el cambio, desalojando al PP del Ayuntamiento. Incomprensiblemente, el nuevo Ayuntamiento de izquierdas, integrado entre otros por Ganar Móstoles, respalda la acusación a las compañeras dando veracidad completa a la versión policial, y negándose a apoyar a las tres jóvenes agredidas apelando a que deben respetar “la legalidad” y a que nada se puede hacer. En la última reunión con el concejal de Ganar Móstoles, Gabriel Ortega, incluso se nos dijo que suficiente hacían que nos recibían.
Resulta lamentable este comportamiento por parte de una candidatura del cambio como Ganar Móstoles. Son los mismos argumentos utilizados durante los últimos años por el PP para reprimir y encarcelar a todos los jóvenes y trabajadores que luchamos en las calles contra sus políticas criminales, algo que los propios compañeros de Ganar Móstoles también han padecido. ¡Basta ya de poses y palabras huecas! ¡Ahora hay que luchar con hechos y solidaridad efectiva contra la represión!

Tanto el Ayuntamiento, como especialmente Ganar Móstoles, parte del gobierno municipal, deben rectificar inmediatamente esta postura, retirar la acusación de la policía municipal bajo su mando, y dar respaldo a las compañeras víctimas de una agresión policial machista y racista.

¡Retirada de todos los cargos! ¡Absolución de Gema, Cintia y Polett!
El Ayuntamiento de Móstoles debe apoyar a las compañeras e implicarse en su defensa. ¡Basta de abusos policiales!