Alfon y Elena

Reproducimos a continuación la entrevista realizada por El Militante a Elena Ortega, la madre de Alfon.

“¿Cómo puede ser que estén en la cárcel por haber luchado Alfon, Bódalo o Nahuel, y que estos sinvergüenzas que tanto nos han robado, nos han dejado en la ruina, sin trabajo (...) no entren en la cárcel? Pues claro que es posible: se llama lucha de clases”

El 17 de junio se cumplirán dos años desde que Alfon fue detenido en medio de una protesta en la iglesia San Carlos Borromeo de Vallecas (Madrid). Alfon ha sido víctima de una escandalosa persecución política y de un montaje policial digno de los peores años de la dictadura franquista, todo por el mero hecho de ser de izquierdas, atreverse a luchar y participar en un piquete durante la huelga general del 14 de noviembre de 2012.

Entrevistamos a su madre, Elena Ortega, impulsora de la plataforma Madres Contra la Represión para que nos cuente cómo continúa la lucha desde que ingresó en prisión y cómo hacer frente a la represión creciente del Estado contra activistas y luchadores.

El Militante.- ¿Cómo habéis afrontado estos dos años de Alfon en prisión?

Elena Ortega.- Con dignidad, con fuerza y como siempre sin abandonar el espíritu de lucha. Pero dentro de lo duro que es que una persona esté en prisión, hemos estado luchando y conseguimos que le quitaran el régimen FIES, el 29 de mayo hizo un año. Eso implicó una lucha en la calle denunciando el FIES y, por otro lado, un trabajo del abogado de poner recursos. El juez se dio cuenta de que no podía estar en FIES porque en su sentencia no está acusado de pertenecer a ninguna banda organizada.

Alfon no ha dejado de sufrir represión desde el día de su detención. Durante el tiempo que ha estado clasificado en régimen FIES ha tenido cambios de módulo, intervención de las comunicaciones, nos retiraban libros de política y filosofía y fotografías por contenido revolucionario, y se casó con su pareja dentro de la prisión porque al no estar casados no les permitían tener vis a vis [comunicaciones íntimas]. Ya sin estar en FIES, desde diciembre, tiene derecho a que le concedan permisos penitenciarios, pero le han sido denegados ya en tres ocasiones.

Si hay un sitio donde se ejerza la represión es la cárcel, la represión más clara y más dura que puede existir. A los presos políticos se les aplican medidas más duras que a ninguna persona por cualquier otro delito, y penas como la dispersión, el aislamiento, el primer grado, el FIES… En este país se siguen ensañando con la disidencia política en las cárceles como se ensañaban en la dictadura franquista.

EM.- ¿Qué importancia tiene dar una respuesta organizada ante la represión política?

EO.- Desde la creación de Madres Contra la Represión y la Plataforma de Apoyo a Alfon nos hemos solidarizado con cada caso de represión que ha habido, y consideramos que es un éxito saber cómo poner las campañas en marcha cuando detienen a un compañero o una compañera. La respuesta tiene que ser inmediata, lo más contundente posible y unitaria, con fundamentos muy claros de la importancia de la agitación, propaganda, comunicación, difusión y extensión.

La represión no deja de ser un ataque que el Estado hace a la disidencia para silenciarla y criminalizarla tanto a nivel judicial, político como mediático. Lo que produce la represión fundamentalmente es miedo. Hemos observado casos de personas que sufren represión, que son detenidas o que están a la espera de juicio… que optan por callar su situación pensando que esto les va a ayudar. ¡Nada más lejos de la realidad! A los jueces no les gusta que se haga ruido. Cuando se hace ruido te toman en cuenta.

Cualquier cosa que para este Estado sea disidencia, sea enfrentarse al régimen establecido, está perseguida. Las últimas sentencias y juicios han sido acusaciones por terrorismo, por la ley antiterrorista. Se les ve claramente que no están dispuestos a consentir que nos salgamos con la nuestra. La ofensiva es constante. Depende de nosotros que no consigan amedrentarnos.

EM.- A partir de vuestra experiencia en Madres contra la represión, ¿a qué conclusiones habéis llegado?

EO.- Lo que hemos conseguido los diferentes colectivos de lucha antirrepresiva es ponerles en evidencia. Cuando hablamos de montaje policial, mediático o persecución política, de cara a la opinión pública no hay duda como se podía dudar hace años. Cada vez nos resulta más fácil desmontar estos montajes. Desde Madres pensamos que ahora toca reivindicar y exigir al gobierno que se respeten los derechos humanos y las libertades de expresión, manifestación y de reunión, y denunciar la represión en general.

Aspiramos a tener un encuentro estatal para llegar a un acuerdo de mínimos y que las fuerzas políticas que nos representan se retraten y digan si están dispuestas a aceptar la tabla reivindicativa que les vamos a presentar. Contra la represión legislativa, contra la impunidad de las actuaciones de las fuerzas de seguridad del Estado y por la amnistía de presas y presos políticos.

EM.- ¿Qué explicación das a la “contradicción” del aumento de casos de represión política y el trato a los casos de corrupción?

EO.- El sistema judicial o el Código Penal no se hace para defender los derechos de los trabajadores y trabajadoras y la sociedad en general. Estamos en el sistema capitalista y las leyes que se hacen son para defender los intereses del gran capital, las grandes corporaciones, el FMI, el Banco Mundial y todo está atado y bien atado. La toma de decisiones está en manos de gente que defiende los intereses de la clase dominante y por eso nada tenemos que esperar, más que ponernos en nuestro sitio y luchar por lo nuestro y no consentir que nos pisoteen, pero claro ellos responden. Cuando protestamos ellos nos muestran todo su aparato con la mayor ferocidad para que no nos atrevamos a sacar otra vez la cabeza. Por eso no me parece contradictorio. Como dicen mis vecinos: ¿cómo puede ser que estén en la cárcel por haber luchado Alfon, Bódalo, o Nahuel (cuando estaba) y que estos sinvergüenzas que tanto nos han robado, nos han dejado en la ruina, sin trabajo, sin prestación de desempleo, sin pensiones, sin atención a los enfermos, no entren en la cárcel? Pues claro que es posible, se llama lucha de clases. Está la clase obrera y la clase dominante, y ellos o se lo llevan siempre o si a tí se te ocurre protestar y poner las cosas en su sitio te lo van a hacer pagar caro. Pero esto no es de ahora, ha funcionado así históricamente.

EM.- ¿Qué acciones estáis convocando para el segundo aniversario del encarcelamiento de Alfon?

EO.- El 17 de junio hace dos años que se lo llevaron bajo el arrope de un muro humano de vecinos, compañeros y familiares en la parroquia San Carlos Borromeo. Durante estos dos años que lleva Alfon secuestrado por el Estado seguimos en las calles, luchando contra esta injusticia. Hemos convocado manifestación el día 17 de junio en Vallecas a las 19 h. de la tarde desde el metro de Buenos Aires a la Junta Municipal, y el día 16 haremos una charla en la Parroquia San Carlos Borromeo: “La cárcel desde dentro”.