Galería de fotos y vídeos

Participa en la asamblea online del Sindicato de Estudiantes el miércoles 20  para  extender la movilización y organizar acciones de protesta en tu centro de estudios

Ayer lunes 18 de enero los y las estudiantes del IES David Vázquez Martínez de Pola de Laviana realizaron un paro de la actividad lectiva con una concentración de cientos de estudiantes en el patio a la que se unieron profesores/as, padres y madres en protesta por las condiciones infrahumanas en las que nos vemos obligados a asistir a clase: con las ventanas abiertas  a temperaturas bajo cero. Tras el éxito de ayer, hoy martes más estudiantes se han sumado al nuevo paro y concentración. El malestar no deja de crecer y la lucha continúa y debe extenderse a más centros de estudio hasta que se nos escuche de una vez.

¡Envíanos fotos y vídeos de la situación en tu IES y ponte en contacto con nosotros para organizar estas concentraciones y otros actos de protesta en más institutos!

Los y las estudiantes de los centros de educación pública de Andalucía estamos sufriendo una situación insostenible donde se está vulnerando día tras día nuestro derecho a una educación pública de calidad y en condiciones dignas.

La vuelta a las clases se pospone de nuevo mientras los servicios públicos brillan por su ausencia

¡No podemos seguir así! ¡Dimisión ya!

El miércoles 20 y jueves 21 llamamos a celebrar asambleas en la puerta para votar si hay condiciones para entrar en clase o no

La Comunidad de Madrid ha aplazado de nuevo la vuelta a las clases a causa del estado deplorable en el que siguen los institutos, colegios y facultades después de más de una semana, en la que no se ha empezado siquiera a despejar de hielo y árboles caídos los centros de estudio.

El miércoles 20 y jueves 21 llamamos a celebrar asambleas en la puerta para votar si hay condiciones para entrar en clase o no

¡Ni Covid, ni frío!

¡Queremos estudiar en condiciones dignas! ¡Ayuso y Almeida dimisión!

Asamblea on line del Sindicato de Estudiantes de Madrid para organizar la respuesta y hacer balance de lo ocurrido, lunes 18 a las 17.30h

Mientras la ciudad continúa completamente colapsada por la nieve, el hielo y los árboles caídos, Ayuso pretende que las y los estudiantes retomemos las clases con normalidad el próximo miércoles.

¡Únete al Sindicato de Estudiantes!

Desde el inicio del curso 2020-2021 en septiembre, tanto el Ministerio de Educación como las distintas Consejerías de Educación se han negado en poner en marcha medidas contundentes para frenar la ola de contagios por la Covid-19 en nuestros centros de estudio. Su solución para volver a la presencialidad sin poner en marcha el plan de rescate a la educación pública que necesitamos - con una contratación masiva del profesorado y la bajada urgente de las ratios - ha sido obligar a “abrir las ventanas” para que las aulas estuvieran ventiladas.

El pasado 17 de diciembre conocíamos que el Tribunal Constitucional dictaba una sentencia que abría la puerta a que los alumnos que estudian en universidades privadas reciban becas públicas en igualdad de condiciones que los de la pública. En concreto, ha amparado a la Universidad Católica de Valencia contra una normativa de la Generalitat valenciana que establecía un régimen diferenciado sobre becas universitarias en centros privados y públicos, a excepción de aquellas titulaciones que no fueran ofertadas en la universidad pública.

Descarga aquí el documento en PDF

• Dejar de regalar miles de millones a la concertada
• Fuera la religión de la escuela pública
• Asegurar una enseñanza digna para los jóvenes de familias trabajadoras

La LOMLOE ha sido finalmente aprobada en el parlamento el jueves 19 de noviembre con la oposición estruendosa de la derecha. Puestos en pie, los diputados del PP, de Vox y de Ciudadanos montaron una escandalera al grito de ¡Libertad y libertad! La misma derecha que apoyó la ley Wert, la vuelta a las reválidas franquistas y arrasó la enseñanza pública con recortes sangrantes mientras incrementaban obscenamente las subvenciones multimillonarias a la privada y concertada, ahora pone el grito en el cielo.

Los jóvenes de familias trabajadoras somos uno de los sectores más golpeados por la crisis económica y social que sufrimos. La ofensiva de la patronal por acabar con el empleo digno y de calidad nos toca de lleno a través de los cierres, despidos y ERTE, como hemos comprobado con la Covid-19. Antes de la pandemia, entre los menores de 25 años, los contratos temporales suponían más del 75% frente al pírrico 2% de contratos de más de dos años. Los salarios de los menores de 29 años son los más bajos en la UE, con una media inferior a 11.500 euros anuales netos.

El pasado 13 de octubre el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), publicaba la suspensión de las clases presenciales durante 15 días en la Universidad de Granada, tal como había anunciado el día anterior el consejero de la presidencia, Elías Bendodo, tras un repunte de contagios, localizados en algunas residencias universitarias y colegios mayores. Una decisión impuesta por el Gobierno del trifachito que fue aceptada y acatada por el rectorado de la UGR pese a que este cierre supone dejar a  miles de estudiantes sin clases mientras bares, restaurantes, comercios… siguen funcionando con total normalidad, llegando incluso al absurdo de ver a profesores reservando mesas en restaurantes para poder dar allí sus clases.

¡No a la privatización de la educación!

Desde la llegada del Partido Popular y Ciudadanos, con el apoyo de VOX, a la Junta de Andalucía, estos han dejado muy claro cuál es su plan educativo: continuar con el desmantelamiento de la educación pública y avanzar todo lo posible en la privatización.

Como hemos explicado en muchas ocasiones, este empeño en destruir la educación pública no es casualidad, es una cuestión fundamental para la derecha, y más en este contexto de crisis económica salvaje y que se va a recrudecer en los próximos años. Necesitan privar a los hijos e hijas de la clase trabajadora de una educación y formación de calidad, negarnos cualquier posibilidad de futuro digno y condenarnos así a la explotación más salvaje en el terreno laboral. Y además, con la destrucción de la enseñanza pública, pueden seguir favoreciendo el negocio de la educación concertada y privada.