En la época cuando el Estado Español era un país de emigrantes, entre 1955 y 1994, la desesperación y la búsqueda de un futuro mejor llevó a los trabajadores españoles a los países del norte de Europa. Como ahora con los nuevos emigrantes, las condiciones no siempre fueron fáciles.

Leer la noticia en cronicapopular.es