El 15 de mayo es una fecha llena de significado para millones de jóvenes y trabajadores. Hace ahora diez años de la explosión social iniciada el 15M de 2011.

Una explosión que marcó un punto de inflexión en la lucha de clases, y que se hizo eco de la onda expansiva de la Primavera Árabe, igual que ocurrió en muchos otros países de todo el mundo. Cientos de miles participamos en las movilizaciones que llenaron las plazas de todo el Estado, enfrentamos la represión de la policía multiplicándonos con miles más, acampamos, organizamos asambleas multitudinarias, hicimos de la Puerta del Sol en Madrid un símbolo de lucha, desafiamos el statu quo y gritamos con fuerza ¡Lo llaman democracia y no lo es! Esta consigna sigue siendo hoy completamente cierta.

Galería de fotos

Esta mañana, cerca de 10.000 personas nos hemos manifestado por las calles de Madrid contra la ofensiva militar salvaje lanzada por el Estado sionista capitalista de Israel contra la población palestina y hemos denunciado la complicidad del imperialismo estadounidense y de la UE con esta matanza.

¡Viva la lucha del pueblo palestino por su libertad! ¡Por una federación socialista de Oriente Medio!

¡El imperialismo estadounidense y la UE cómplices! ¡Abajo el Estado capitalista sionista!

El pasado 10 de mayo aviones israelíes comenzaron una operación de bombardeo en la Franja de Gaza. Desde entonces, a los cientos de misiones de la aviación se han sumado la artillería y los carros de combate, dando lugar a una auténtica lluvia de fuego. La ofensiva militar ha causado al menos 126 muertos, entre ellos 31 niños y 20 mujeres, cientos de heridos y gravísimos daños a infraestructuras y bloques de viviendas. Es el mayor ataque contra la población palestina desde 2014 y está sobre la mesa la posibilidad de una intervención terrestre en la franja.

El levantamiento que la juventud y la clase trabajadora de Colombia protagonizan desde el pasado 28 de abril contra el ultraderechista de Duque ha conmocionado el mundo entero.

La brutal respuesta represiva de la oligarquía gobernante, que hasta el momento se ha saldado con más de 55 jóvenes y trabajadores asesinados a manos de las fuerzas policiales, miles de heridos y desaparecidos, y cientos de detenidos, no ha detenido la movilización popular. El uribismo está desesperado y recurre a todo su arsenal de muerte, incluidas sus bandas de paramilitares fascistas como se ha visto en el ataque que sufrió la Minga a su entrada en Cali.

Descarga aquí el cartel: castellano · català · euskera · galego

La lucha por los derechos de la comunidad LGTBI sigue siendo más necesaria que nunca. En estos últimos años, especialmente durante la pandemia de la Covid-19, nuestra opresión, la desigualdad que sufrimos y las agresiones contra nuestro colectivo han aumentado de forma dramática.

En 70 países del mundo las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo todavía están penalizadas de facto o son ilegales: 11 castigan con la pena de muerte, 26 tienen penas que van desde los 10 años de cárcel a la cadena perpetua. En América Latina, más de 1.300 personas del colectivo LGTBI han sido asesinadas entre 2014-2019. En Estados Unidos, tal y como publicaba la ONG Coalición en Defensa de los Transexuales Negros, el 44% de las lesbianas y el 61% de las mujeres bisexuales han sufrido algún episodio de violación, violencia física o acoso por parte de una pareja íntima, comparado con el 35% de las mujeres heterosexuales.

Todo nuestro apoyo y solidaridad con la juventud y el pueblo colombiano en lucha

Tras 5 días de una huelga general que paralizó el país y que se inició el pasado 28 de abril, el presidente Iván Duque tuvo que dar marcha atrás ante la furia de la población y suspender el proyecto de reforma tributaria además de forzar la dimisión de su Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla. Sin embargo, el efecto del anuncio de retirada no ha hecho más que animar las protestas convertidas ya en un levantamiento popular que ha roto con la paz social impuesta durante la pandemia volviendo a asestar un duro golpe a un régimen odiado que ha respondido con la represión más brutal.